Esta web utiliza cookies analíticas para mejorar la experiencia de los usuarios.
Política de Cookies

Un oscuro enemigo que puede dificultar nuestro progreso: La envidia


Actualizado: 25 agosto, 2022 |

Comparte este artículo

Aunque todos conocemos bastante bien las malas influencias que tiene la envidia en cualquier ámbito de la vida, conviene recordar, de vez en cuando, que en nuestro entorno laboral también existe y por desgracia mucho más frecuentemente de lo que creemos. 

envidia

No todo el mundo es consciente que tiene envidia

Aunque las personas envidiosas terminan viendo muy reducida su calidad de vida, a veces no son ni siquiera conscientes de lo que les pasa. No obstante, cuidado, pueden ser muy dañinas. Si queremos que nuestro emprendimiento progrese enfrentándose a los menos escollos posibles, a la hora de dedicarnos a la tan necesaria tarea de ganar amigos, tenemos que estar atentos y aprender a detectar inmediatamente a los envidiosos para alejarnos lo antes posible de su influencia. Refresquemos, pues, en qué consiste la envidia y cómo detectar a los envidiosos.

Dolor y frustración

La envidia es un sentimiento de dolor y frustración que surge al no tener aquello que posee otra persona y que uno mismo no ha podido conseguir (dinero, atractivo físico, éxito laboral, etc.) El término procede del latín “invidere”, que significa ver con malos ojos. La envidia es una emoción social que deriva de la comparación negativa con iguales, es decir, entre personas de la misma clase social o dentro del mismo grupo de referencia. La envidia no consiste únicamente en desear lo que los demás tienen, lo que caracteriza principalmente a la envida es el deseo de que el otro no tenga lo que uno desea.

Cómo reconocer a una persona envidiosa

Existen una serie de rasgos y actitudes por las que se puede reconocer a una persona con envidia:

1.  Elogia, pero minimizando siempre los logros ajenos.

Para demostrar que no sienten envidia, estas personas suelen hacer cumplidos, aunque les delata su tendencia a ignorar o a minimizar el éxito ajeno, asociándolo a factores que nada tienen que ver con las habilidades sociales y/o personales, como por ejemplo, la suerte o la casualidad.

2. Al envidioso le gusta presumir ante los demás.

Alardea de su éxito, compitiendo constantemente los otros. Curiosamente, las personas envidiosas sí consideran que sus logros se deben a sus propios méritos, de manera que procuran que los demás sean conocedores de los mismos, para así sentirse más valorados. Es muy común entre los envidiosos presumir de forma excesiva de sus logros o de sus posesiones.

3. Desanima o da malos consejos.

Las personas envidiosas no quieren que los demás alcancen el éxito que ellas mismas no han sido capaces de obtener, por lo que sabotean a los demás desanimándoles o incluso dándoles malos consejos intencionadamente.

4. Imita a la persona envidiada.

Las personas envidiosas son muy competitivas y tienden a compararse constantemente con los demás. Por ello, tenderán a emular a la persona objeto de su envidia, buscando superarla incluso en actividades que no sean de su gusto o interés.

5. Critica mucho.

Cuando el éxito es ajeno, la persona envidiosa suele evitar participar en los momentos de celebración o minimizar los logros ajenos, difundiendo rumores o criticando a la persona sin llegar a confrontarla directamente.

6. Utiliza la humillación.

Si bien es cierto que a veces una buena crítica puede ayudar al que se equivoca, las personas envidiosas dedican gran parte de su tiempo a señalar los errores de manera insensible e inoportuna. Su único propósito es mostrarse superiores ante los demás y tratar de excluir a sus competidores. También tienden a alegrarse y a regodearse del fracaso ajeno (En alemán existe una palabra para describir dicho sentimiento “schadenfreude”).

7. Se alejan sin motivo aparente.

Los envidiosos pueden mostrarse fríos o comportarse de manera extraña cuando a uno le ocurren cosas positivas.

El origen de la envidia

Diversos autores han planteado que el origen de la envidia se encuentra en los albores de la humanidad, pues el ser humano debía competir en la búsqueda de recursos y generar estrategias con las que conseguir ventajas necesarias para sobrevivir. El problema es que muchas personas desean cualidades o un estilo de vida por el que no están dispuestos a trabajar y a esforzarse, centrando su atención en otras personas en lugar de en lo que les falta a ellos para alcanzar sus metas. De esta manera, la envidia no estimula la imitación, sino que conduce al deseo de ver mermado el éxito ajeno.

Falta de autoestima

Esta forma de pensar termina generando frustración y rabia hacia el éxito ajeno. Todo ello refleja la falta de autoestima y el sentimiento de inferioridad que siente la persona envidiosa, que en ocasiones puede utilizar la ironía, la burla, la injuria y la presunción como estrategias de defensa de su propio ego. En los casos más extremos, la persona envidiosa puede llegar a tener reacciones verdaderamente hostiles, llegando a rechazar a la persona envidiada o tener un comportamiento agresivo debido a la ira contenida.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


¡Te invitamos a una sesión de Networking!

Descubre todos los beneficios del Networking.

Bienvenid@, estás más cerca de empezar una nueva experiencia que te enriquecerá tanto profesional como personalmente. Te esperamos!

Ven a Networking

Otros artículos de la categoría

Mujer trabajando con árbol de Navidad

La Navidad, el mejor momento para reactivar el networking

La Navidad es una de las mejores épocas del año para hacer networking. Se trata de una de las estaciones del año en que más fiestas, encuentros y reuniones se celebran. A nuestro alrededor hay una gran actividad social y nos encontramos con decenas de personas. Podemos aprovechar estas situaciones navideñas para conocer nuevos contactos, […]

Pareja negociando

Conviértete en un mago de las negociaciones, prueba la comunicación asertiva

La asertividad es un estilo de comunicación muy útil para expresar nuestros pensamientos y emociones sin agredir a los demás, ni por supuesto sentirnos agredidos. A la hora de cerrar una negociación y también en el trato con nuestros clientes cada día, es esencial manejar bien esta herramienta de comunicación. Se trata de una forma […]

simpatía

Crecer en simpatía, clave para mejorar las relaciones sociales

Muchas personas piensan con cierto escepticismo que la simpatía es algo innato, se tiene o no se tiene, y que proponerse adquirirla es esforzarse en algo artificial. ¿Cómo desarrollar la simpatía? Me alegra decir que parece que la realidad no funciona así, pues según muestran las últimas investigaciones de la psicología del comportamiento humano, la […]

Dale Darnegie, Cómo ganar amigos

Dale Darnegie, Cómo ganar amigos

El libro que le cambió la vida a Warren Buffett Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, de Dale Carnegie El CEO de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, asegura que las lecciones de Dale Carnegie le cambiaron la vida. Buffett estudió el libro de Carnegie Cómo ganar amigos en influir sobre las personas cuando tenía 15 años. […]

habilidades sociales

Habilidades Sociales, en las reuniones de networking

Entre las personas existen grandes diferencias a la hora de utilizar las habilidades que nos permiten socializar con el resto de las personas. Mientras que algunas exhiben grandes capacidades para relacionarse y generan amistades de manera muy sencilla, a otras les supone un gran esfuerzo. Estas dificultades para conocer gente y entablar amistades puede ocasionar […]

Sesión de networking en Feria de Madrid

Qué es el Networking

Haciendo un networking de calidad, nunca tendrás la sensación estar solo ni sola. El Networking es: El networking va mucho más allá de la simple venta. Es la forma más humana de desarrollarse personal y profesionalmente, está relacionado con las habilidades sociales. Es un estilo de vida mediante el cual podrás conseguir todo aquello que […]